All Posts By

wibooki

Tecnología, pedagogía y contenido (modelo TPACK)

By | Equipo | No Comments

El modelo TPACK, igual que el modelo SAMR del que hablamos hace poco, es un marco conceptual para la integración de las TIC en educación. Según los autores Punya Mishra y Matthew J. Koehler, una integración eficaz implica combinar tres aspectos fundamentales: la tecnología (TK), la pedagogía (PK) y el contenido (CK). Así, de la intersección de estos tres conocimientos, surge el acrónimo TPACK (Technological Pedagogical And Content Knowledge).

Es un modelo muy interesante pues reconoce la importancia que tiene tanto el contenido, como la pedagogía y la tecnología, así como las relaciones que se establecen entre estos tres componentes.

Fuente de la ilustración: tpack.org

El modelo SAMR

By | Educación | No Comments

Rubén Puentedura es el fundador y presidente de Hippasus, una consultoría centrada en las posibilidades que tienen las TIC para transformar la educación. También es el autor del modelo SAMR, un análisis del grado de integración de la tecnología en nuestro día a día, que establece los siguientes niveles:

  • Sustituir: las TIC actúan como una herramienta sustituta, pero no existe ningún cambio funcional.
  • Aumentar: las TIC actúan como una herramienta sustituta y sí se produce un cambio funcional.
  • Modificar: las tareas se diseñan de nuevo gracias al uso de las TIC.
  • Redefinir: las TIC permiten elaborar nuevas tareas que antes no eran posibles.

El autor engloba los dos primeros niveles (sustituir y aumentar) dentro del concepto Mejorar y los dos siguientes (modificar y redefinir) dentro de Transformar. El modelo da idea de cómo diferentes aproximaciones en el uso de la tecnología dan lugar a diferentes resultados y cómo no es posible hablar de transformar la educación si simplemente sustituimos unas herramientas por otras, para realizar las mismas actividades de siempre.

Ilustración del modelo SAMR por Sylvia Duckworth.

Posibilidades del aprendizaje en red

By | Educación | No Comments

Existen multitud de artículos en los que se mencionan las ventajas del uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Sin embargo, nos llama la atención que normalmente se nombren aquellas características que, desde nuestro punto de vista, son las menos trascendentales y no se llegue a incidir en otras que implican procesos cognitivos más complejos.

Es por ello que proponemos la siguiente analogía para explicar los diferentes alcances que creemos que aportan las TIC en la educación.

Primer nivel. Acceso universal a la información

No existen barreras espacio-temporales para el acceso a una información que es global y compartida por el resto de la comunidad. Podemos consultar cualquier tema, en cualquier momento y lugar, de manera completamente autónoma. Nuestro personaje dispone de una ventana abierta desde la cual se ven diferentes composiciones vegetales. En este ejemplo, cada flor simboliza una pieza de información diferente.

El rol del personaje es pasivo y a pesar de las evidentes ventajas que supone tener a nuestro alcance toda la información del mundo, son necesarios otros procesos para que dicha información se integre en nuestra mente como nuevo conocimiento.

Segundo nivel. Filtrado de la información

El personaje utiliza herramientas (unos prismáticos, en el ejemplo) para acceder a la información que más le interesa de toda la que está a su alcance. En este nivel se ponen en juego competencias digitales importantes, como es la búsqueda de información, su filtrado y selección (qué información es relevante y cuál no).

El rol del personaje es más activo que en el caso anterior. Por seguir con la sencilla analogía, sería como diferenciar entre ver a través de la ventana (sin reparar en nada especial) y mirar u observar a través de la ventana (centrando toda nuestra atención en algo especial).

Tercer nivel. Procesado de la información

Gracias al uso de sus herramientas, el personaje detecta una nueva variedad floral (una información que desconocía y que despierta su interés). La compara mentalmente con las que recuerda y es capaz de entender las similitudes y diferencias.

El personaje reflexiona sobre lo que observa, extrae valor y es capaz de integrar nuevas ideas en los modelos mentales que ya posee. Su rol como aprendiz es mucho más activo.

Cuarto nivel. Creación de nuevos mensajes

Tras reflexionar detenidamente sobre todo lo que ha observado, nuestro personaje decide crear sus propias variedades florales. El resultado es una combinación, una mezcla, de todo lo que conocía y todo lo que ha descubierto.

El compromiso y la participación del personaje es enorme. Experimenta, crea contenido y construye nuevos mensajes. Ha sido capaz de convertir la información en conocimiento.

Quinto nivel. Difusión y colaboración

El personaje planta y comparte sus nuevas variedades con el resto de la comunidad. En el proceso, interactúa con otros miembros y colabora para realizar esta actividad de la mejor forma posible.

Este último nivel permite al personaje afianzar sus nuevos conocimientos y modularlos como resultado de su interacción con otras personas. Es el mayor grado de participación y el que, desde nuestro punto de vista, ofrece mayores posibilidades en el proceso de aprendizaje.

La taxonomía de Bloom en la era digital

By | Educación | No Comments

La taxonomía de Bloom es una clasificación jerárquica de los procesos cognitivos que se producen en la adquisición de nuevo conocimiento. Se basa en la idea de que cada nivel depende del dominio del nivel o niveles precedentes. Es muy valorada por el profesorado, pues se utiliza como una herramienta para la definición de los objetivos de aprendizaje.

Fue desarrollada por Benjamin Bloom en 1956 para estructurar y comprender el proceso de aprendizaje. En 2001, Loris Anderson publicó una taxonomía revisada, en la que se modificaba un nivel de la pirámide y se intercambiaban los sustantivos que definían cada nivel por verbos clave.

En dicha versión se establecen las siguientes categorías, de menor a mayor complejidad cognitiva:

  • Recordar: recuperar información de la memoria a largo plazo. Se utilizan verbos como reconocer, listar, describir, identificar y localizar.
  • Comprender: entender la información, relacionarla y construir significado a partir de ella. Se utilizan verbos como interpretar, ejemplificar, clasificar, resumir y comparar.
  • Aplicar: hacer uso del conocimiento en una situación concreta. Se utilizan verbos como ejecutar, corroborar e implementar.
  • Analizar: descomponer el conocimiento en sus partes y relacionarlo con su estructura global. Se utilizan verbos como diferenciar, organizar y atribuir.
  • Evaluar: juzgar, valorar y comprobar los datos, argumentos y teorías. Se utilizan verbos como comprobar y criticar.
  • Crear: utilizar el conocimiento para crear nuevos mensajes. Se utilizan verbos como generar, producir, diseñar y construir.

En 2008, Andrew Churches presentó una propuesta de la taxonomía de Bloom adaptada a los nuevos tiempos, en la que complementaba cada nivel con nuevos verbos y herramientas digitales:

  • Recordar: utilizar un buscador, guardar favoritos, comunicarse por sistemas de mensajería instantánea.
  • Comprender: utilizar las funciones avanzadas de un buscador, etiquetar contenido.
  • Aplicar: editar, subir archivos a un servidor, compartir contenido.
  • Analizar: enlazar contenido, recopilar información.
  • Evaluar: comentar en un blog, actualizar un artículo de una wiki, debatir en redes sociales.
  • Crear: redactar una entrada de un blog, escribir un artículo en una wiki, grabar y publicar un vídeo.

Kathy Schrock propone en su web el uso de una serie de aplicaciones como apoyo a la taxonomía revisada de Bloom.

Contenidos para trabajar la igualdad en el aula

By | Educación | No Comments

Tal y como mencionábamos el pasado 8 de marzo, cualquier día es válido para trabajar la igualdad de género en las aulas. A continuación nombramos algunos contenidos interesantes para sacar ideas y preparar el trabajo con el alumnado:

Visibilidad de las mujeres

Uso del lenguaje no sexista

Historia del 8 de marzo

Argumentos a favor del Día de la Mujer

Autoría de la imagen: Tutticonfetti

Las cuatro Ces de la Educación

By | Educación | No Comments

Igual que sucede en otros campos, en Educación también se utilizan cuatro palabras que empiezan por C (en inglés, originalmente) para definir cuatro conceptos clave. En este caso, los cuatro términos se corresponden con las cuatro habilidades básicas necesarias para tener éxito en el siglo XXI. Son las siguientes:

  • la comunicación (communication): compartir pensamientos, preguntas, ideas y soluciones
  • la colaboración (collaboration): trabajar con iguales para alcanzar un objetivo común
  • el pensamiento crítico y la resolución de problemas (critical thinking): analizar, conectar ideas y abordar los problemas desde diferentes perspectivas
  • la creatividad y la innovación (creativity): intentar nuevas vías para obtener nuevos resultados

En un mundo globalizado, en continuo cambio, con acceso a nueva información a cada instante y de múltiples fuentes, se hace cada vez más necesario potenciar las competencias que incrementen la autonomía y la responsabilidad del alumnado en su propio proceso de aprendizaje.

Autoría de la imagen: Kristina Alexanderson (Flickr)

Nuestras herramientas favoritas

By | Equipo | No Comments

En entradas anteriores, hemos hablado de lo útil que nos resultan Jira y Confluence para la gestión y documentación de nuestro proyecto, pero estas no son las únicas herramientas que utilizamos en nuestro día a día. A continuación os presentamos un pequeño recopilatorio de las que consideramos más interesantes y que son ampliamente conocidas:

  • Evernote: la reina de las anotaciones. La utilizamos para plasmar ideas de manera rápida, normalmente de nuevas características. Si la información que contiene la nota se convierte en un tema de relevancia, toma entidad en Confluence.
  • Google Drive: organizamos archivos y documentos editados por el equipo, generalmente burocráticos, y que deben ser fácilmente descargados (facturas, actas, estatutos…).
  • Dropbox: el repositorio de archivos. Almacenamos los documentos antiguos (como las distintas fases del diseño, por ejemplo, o nuestras ilustraciones) a modo de histórico del proyecto.
  • Flipboard: nuestra suscripción a las noticias que consideramos de interés. Leemos diariamente sobre tecnología, negocios, ciencia y educación. Compartimos las que más nos llaman la atención a través de Twitter.

En su día probamos Wunderlist y Trello, pero ambas han caído en el olvido con el uso de Jira.

Autoría de la imagen: Mike Kenneally (Unsplash)

La curva de adopción de la innovación

By | Emprendimiento | No Comments

La famosa curva de Rogers de la difusión de innovaciones divide a las personas en función de la manera en la que adquieren y adoptan una nueva tecnología. Es la manera más sencilla de explicar cómo un nuevo avance se populariza rápidamente. Esta teoría establece diferentes categorías para separar a los individuos que aceptan las innovaciones en sus primeros momentos de vida de quienes lo hacen en etapas posteriores:

  • innovadores
  • adoptantes tempranos
  • mayoría temprana
  • mayoría tardía
  • rezagados

Difusióndeideas.svg

La difusión de las innovaciones según Rogers (1962). En el gráfico, en azul los grupos de adoptantes de nueva tecnología en sucesión; en amarillo, la cuota de mercado hasta que finalmente se alcanza el nivel de saturación. Fuente: Wikimedia Commons

Conocer este comportamiento es muy importante a la hora de lanzar al mercado un nuevo producto o servicio. Si convencemos a los innovadores y a los adoptantes tempranos (early adopters, en inglés) de las bondades de nuestra idea, con mucha seguridad superaremos el abismo y alcanzaremos a la mayoría temprana, un paso fundamental para asegurarnos un lugar en el mercado.

El siguiente vídeo es un divertido ejemplo de cómo el comportamiento de unos pocos insistentes acaba por afectar a todo un colectivo:

Documentar el proyecto con Confluence

By | Equipo | No Comments

Confluence es, igual que JIRA, un producto de la empresa Atlassian, especializada en el diseño de herramientas para el desarrollo de software y la gestión de proyectos. Igual que os contábamos lo útil que nos resulta JIRA para el seguimiento de nuestras tareas, esta vez explicaremos las ventajas de documentar el proyecto con una herramienta como Confluence.

En realidad, Confluence funciona de manera muy parecida a una wiki (como la Wikipedia, por ejemplo). Se estructura en páginas y conjuntos de páginas, que denomina Espacios. Todos los miembros del equipo pueden editar las páginas a través de un sencillo editor de texto y suscribirse a las novedades, de forma que estén informados de los cambios. Es un buen sistema para centralizar toda la información y organizar el trabajo. Fomenta la participación y ayuda a que todo el equipo comparta su conocimiento sobre el proyecto. Además, es una herramienta muy flexible. Aporta una variedad de plantillas y las páginas adoptan todo tipo de formas y usos, como manuales, artículos de instrucciones, notas de reunión, listas de archivos o requisitos, por ejemplo.

Como principal desventaja, por citar alguna, es un sistema que exige mucha dedicación para que la información esté siempre actualizada, pero desde nuestro punto de vista, compensa con creces.

Autoría de la imagen: Eli Francis (Unsplash)